Mónica

Mónica (50 años aproximadamente), vive en Villa Allende con su pareja, es pensionada y hace unos años comenzó con problemas de salud, lo cual ocasionó que no pudiera continuar trabajando. Tiene EPOC, sufre de tiroides, neumonía y obesidad  complicada de tratar, ya que es ocasionada en su mayor proporción por los corticoides y medicamentos que se encuentra tomando.

Su pareja y padre de su único hijo, es violento tanto físicamente como psicológicamente con ella, dato con el cual nos encontramos hace escaso tiempo, ya que ella nunca lo menciona en su discurso.

Desde el primer momento en que la fundación comenzó a tomar contacto con ella, manifestó su necesidad de que la ayudemos con su tratamiento médico que realiza en el Hospital Córdoba. La complicación está en sacar los turnos y el traslado hasta la ciudad, ya que su estado físico no permiten que pueda caminar y estar  parada por mucho tiempo.

Desde el comienzo, nuestra intervención se basó principalmente en la contención, ya que presenta al mismo tiempo un cuadro de depresión. Luego se le gestionaron turnos y se le brindo solvencia económica para el traslado hasta el hospital. Además, se habló con el área social del hospital de Villa Allende, y se logró conseguir algunos traslados en la ambulancia de allí.

Hoy continúa con los tratamientos y con otros estudios, ya que los últimos resultados no fueron positivos y deben operarla de la columna. Por su estado clínico general y su peso, la operación es de riesgo.

Al mismo tiempo sigue con el tratamiento psicológico por su depresión y sus necesidades hoy continúan siendo las mismas, la contención, la gestión de turnos, traslados y el acompañamiento.

Que hace falta